be_ixf;ym_202104 d_10; ct_100
CERRAR
Abraham Hochtrasser at Puerto Escondido, Mexico
NOTICIAS

Adrenalina y riesgo a través del lente: Edwin Morales en sesión con Abraham Hochstrasser

Nov 012018

La fotografía es un arte que documenta la interacción social, roba un fragmento al tiempo y deja una herencia visual para futuras generaciones. Ser fotógrafo de deportes de acción es una profesión que exige un duro entrenamiento físico y psicológico que demanda improvisación, velocidad y una lucha constante con la naturaleza violenta del cielo, mar y tierra.

En México hay un fotógrafo oaxaqueño que ha puesto en alto el nombre del país por la calidad de su obra y los atletas con los que ha trabajado: Edwin Morales. Aunque suele especializarse en el surfing, Edwin se aventuró a trabajar con el rider de Jet ski Abraham Hochstrasser, Campeón Mundial de esta disciplina. La cita fue en el marco de una competencia de Big Wave de la World Surfing League en Playa Zicatela con swell XL, lo cual aumentó el nivel de dificultad y peligro. De esta colaboración salieron las primeras fotos que hasta el momento se han tomado de este deporte desde adentro del agua.

“Lo más interesante fue entrar a un mundo del cual no tenía conocimiento alguno. No conocía la capacidad y destreza de Abraham, no tenía mucha idea del Jet ski y no sabía cómo íbamos a coordinarnos dentro del agua. Fue muy interesante darme cuenta de que poco a poco ambos nos entendimos muy rápido”.


Uno de los aspectos más importantes para retratar Jet ski es que no existe un escenario planeado, pues a comparación de otras actividades, es un ejercicio completo que exige coordinación entre la máquina, el hombre y las olas. Debido a la complejidad que significa trabajar con estos tres elementos, no hay coreografías que seguir dado que la mayoría de los episodios llegan a ser impredecibles: Ya estando dentro del agua, él (Abraham) me dio algunos tips para la conexión y yo sólo me dejé llevar por mis instintos”, confirmó el oaxaqueño.

La naturaleza tiene un papel protagónico, sobre todo dentro del mar donde el riesgo es constante debido a lo imprevisible de las olas. La sesión fotográfica de Edwin y Abraham se realizó en la famosa Playa Zicatela, uno de los beach breakers más hostiles del mundo, por lo que la fuerza de las corrientes marítimas aumentó la complejidad y el riesgo de la sesión.

 

Esto es algo que Edwin tiene siempre en consideración. Su rutina antes de ejecutar una serie de fotografías consiste en estudiar la dirección de las mareas, el viento y la intensidad del oleaje, así como llegar muy temprano al área para registrar datos que ayuden a desempeñar mejor su oficio.

 

Cuando se le preguntó acerca de su preparación física, detalló que como documentalista gráfico tiene que estar a la par de las condiciones del deportista que va a retratar. Estar dentro del mar implica nadar por horas, esquivando olas y animales, lo cual requiere de un óptimo nivel de resistencia cardiovascular. Para entrenarse y mantener la calma en la peor de las situaciones, nos confesó que practica apnea, ya que funciona cuando todo sucede en cuestión de segundos y no se puede respirar tranquilamente.


Su historial fotografiando a surfistas mexicanos y extranjeros lo ha llevado a enfrentarse a momentos frenéticos, pero ostenta ser un fanático del riesgo: “La adrenalina es 100% mi aliada. Entre más peligrosa es la situación, mayor es mi nivel de concentración. Al ingresar al agua, sé que he tomado en cuenta todos los riesgos y estoy 100% seguro de que regresaré a tierra”.

Sin embargo, está consciente de que no en todas las ocasiones se puede ser aventurero y lo mejor es no encarar al peligro, pues si no se siente físicamente preparado toma fotos desde otro ángulo, como él mismo exclamó: “valorando mi vida al máximo”.

 

Al interrogarlo sobre aspectos más técnicos, explicó que sus herramientas fueron su cámara Canon Mark IV y su lente favorito, el ojo de pescado de 13 mm. Este es el equipo con el que consiguió ampliar el campo de percepción y reducir la distancia visual entre Hochstrasser y él.

 

Con 13 años como apasionado de la fotografía extrema, Edwin Morales nos contó que no ha sido fácil trazar un camino en el campo de la fotografía de deportes acuáticos. Sin embargo, ha encontrado refugio en consejos de otros expertos y en las redes sociales, que le han ayudado a difundir su material. Pero nada lo desanima, este talentoso mexicano traduce la felicidad como el hecho de regresar a casa y explotar de emoción al ver sus creaciones.

Respecto a trabajar con Abraham Hochstrasser afirmó estar muy contento de haber colaborado con él:

 

“Es una atleta extremadamente talentoso, quien está en control total de lo que hace y es muy capaz de lograr sus objetivos. Fue una de las experiencias más gratificantes que he tenido como fotógrafo, ya que los resultados fueron muy buenos y ver la expresión de Abraham al observar las fotos prácticamente hizo mi día. Espero que podamos trabajar juntos muchas veces más en un futuro no muy lejano”.

 

Por su parte, el propio Abraham aseguró que colaborar con Edwin Morales: “Ha sido una de las mejores sesiones de mi vida capturada de una manera sublime por él, sobre todo por la enorme complejidad que implicó dominar la naturaleza de las olas. Era de suma importancia estar coordinados para evitar accidentes y lograr un resultado satisfactorio. Agradezco por su gran trabajo, sin duda un momento que jamás olvidaré: olas perfectas, sol, playa y un Monster Energy. Qué más puedo pedir”.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO:

RECOMENDACIONES

PARA TI